En donde el corazón deja de ser tibio y comienza a palpitar con toda su fuerza, lejos de la demagogia emocional, donde emerge la fraternidad nocturna. Un lugar no solo para beber café sino para encontrar a los amigos…para mi, eso es Cafeleería.